ocaso

En tus deseos pude probar el paraíso;
recuerdo el caer del sol anunciando el fin
Las voces suenan como eco de esta nostalgia.
Ególatra animal.
No hay autocontrol ni conciencia.
El deseo trasciende el verbo.

Ahogado en esta inseguridad
sintiendo el viento consumirme
vivir esta metáfora mil veces cada noche
la luna cae y marca la pauta del amanecer
el sol no regresaría
nos dejó atrás: ciegos e inútiles.

sigo aquí después del ocaso
esperando con mis sentimientos en mano
lloviendo por dentro; sintiendo el clima cambiar.

siento el momento de la reconexión
nos topamos de frente y sólo puedo mirar.
he caido de mí nuevamente