Guerras Perdidas

Cada momento en el que se definen los lados. El intercambio de todos los detalles que nos quitan el sueño. Todas estas batallas que se pierden. Los restos que quedan sobre la arena, que se pierden y no serán recordados. Así como decido ser testigo de las cosas que no son para satisfacer el hambre. Es y no es. Es todo lo que podría desear siendo lo que no deseo en sí. Alfa y Omega protocolariamente mencionados para negar la lluvia.

Es tan sencillo como mentir con la mirada; como tomar toda la naturaleza inestable y hacerla vibrar para afectar su entorno. Es decir que uno es; uno huye y uno no se refleja en un espejo. Es tan sencillo como saberse mortal.  Saberse un niño frente al peso de lo que no es.

Ahogarse en el mar del olvido: la única manera de salvar las trazas del instante en el que mi naturaleza no me permite mentir. Mi naturaleza — el único vínculo entre emoción y razón. Para huir dentro la niebla de la partida.  Lejos, tan lejos que vuelvo a nacer; con todos mis errores y con todo mi pasado que llena esta hambruna interna.